QUIÉNES están llamados a ser MASONES

Son llamados a ser masones todos aquellos hombres, mayores de edad y con la cualidad de ser libres y de buenas costumbres, tal cual reza el postulado tradicional. Dispuestos a hacerse cargo del ideal masónico de levantar un Templo al perfeccionamiento moral de la humanidad, con rectitud de propósitos, claridad, serenidad de juicio y pureza de corazón.

La cualidad de ser un hombre libre (antes de ingresar a la Orden, por que luego adquirirá, para él, una dimensión más profunda) debe entenderse en el sentido de la independencia de criterio que un hombre adulto debe poseer para tomar sus propias decisiones en la vida.

De nada le serviría a la masonería ni al propio individuo, ingresar a la institución lleno de condicionamientos, por ejemplo, de orden familiar, moral, social o religioso. El masón es un hombre cabal, que a nadie debe rendir cuentas acerca de su condición de masón, puesto que ser masón debe ser siempre sinónimo de honorabilidad, caballerosidad, criterio y sensatez.

La masonería no quiere entre sus miembros a fanáticos, fundamentalistas ni sectarios de ninguna clase, sino espíritus libres y comprensivos que cultiven siempre el ideal de la mayor tolerancia en las ideas y el amor fraternal que se deben todos los hombres, en la búsqueda constante de construir, cada día, un mundo mejor.

Por su parte, la cualidad de las buenas costumbres, implica que todo aspirante a masón debe vivir en sociedad siendo un ejemplo de comportamiento, sea cuales fueren las circunstancias que le toque vivir, su honestidad y honorabilidad jamás deben estar en tela de juicio. Debe tratarse de un ciudadano íntegro, dispuesto a cumplir sin reservas sus deberes para con sus semejantes y los que él mismo se imponga para su propia vida individual y social.

Debe poseer una organización económica definida, que le permita sufragar los gastos que le implique la afiliación y las obligaciones de orden filantrópico a que se comprometa en el futuro.


Comuníquese con nosotros

Volver arriba